Volver

  • FINALES 35º CTO. PROVINCIAL DE ALAVA DE TRINQUETE
    03/01/2018  |   General
    Del Campo, Yuste, Iribarren y Mikel CAMPEONES

     

    MIKEL CONTINUA REINANDO EN EL TRINQUETE ALAVÉS

     

             Unai Alvarado no aguanta el ritmo del campeón. Del Campo, Yuste e Iribarren muy superiores en sus respectivas categorías

     

    Mikel Rafael se imponía por 40 a 28 en la final senior de los individuales de mano en trinquete. Aunque comenzó con pequeñas ventajas a favor, Alvarado no jugó bien y enseguida se vio que Mikel Rafael llegaba más en forma y mejor dispuesto a la final del mano a mano en trinquete. Y si perdía en pared izquierda por el empeño de Jauregi, en este escenario talento, empeño y hasta forma física juegan a favor del campeón de los últimos años. Alvarado comenzó a fallar estrategia, a pegarle fuerte pero sin sentido  mientras que Mikel colocaba la pelota donde de verdad hacía daño para irse  muy pronto en el marcador y conseguir ventajas que sólo al final supo maquillas Alvarado a base de potencia más que de juego. De físico anda sobrado el campeón y Unai sufre en el trinquete más que en ningún otro sitio. Descolocado y poco atinado anduvo a merced de Mikel todo el rato.

    Más sencillo le resultó ganar la txapela al sub 22 Iribarren, campeón tras imponerse por 40 a 7 a Aitor Ayesta. Dos zurdos frente a frente sin mucha experiencia en el trinquete pero con mayor pegada y físico del chaval de Lakua sobre el joven de Amurrio. Poco peloteo y fácil resolución.

    En juveniles se decantó para el favorito. Yuste superó la prueba ante Martínez de Murguia ganando la final por 30 a 18. Mucho mérito tuvo Murguia para aguantar el ritmo y la potencia de Yuste, que no pasó apuros aunque Murguia hizo una buena tacada de tantos cuando lo tenía todo perdido y al campeón le entró el ansia que este tipo de escenarios cerrados le trasmiten muy a menudo. Siempre a contracorriente, Murguia cogió pelotas imposibles ante un Yuste que jugó cómodo, a pelotazos, con un saque determinante y jugadas de mucho mérito colocando la pelota en el fraile aconveniencia.

    En cadetes Del Campo se deshizo de Lomana por pegada, colocación, acierto en el saque, fuerza física y mental ante un desdibujado y tímido rival, entregado casi desde el principio.

     


  • Galería imágenes